Obra Reciente

Fragmentaciones

Esta serie re-visita, re-interpreta y re-construye el pasado con una nueva vida a la imagen. Es una paradoja en la que el pasado se vuelve presente reinterpretando a estas imágenes de archivo fotográfico que por alguna razón se hubieron descartado en curadurías anteriores o fueron ejercicios de estudio. 

El ejercicio del volver a los archivos y reinterpretar la imagen es un ejercicio estético obligado debido a la pandemia. El COVID 19 y las medidas de distanciamiento aisló a las y los artistas para que si de por sí, su producción es en solitario, ahora pudieran decantar en el producir desde el íntimo aislamiento. 

 

Homenaje a Marinetti

La danza es efímera: nos queda la imagen.

Desde 1998 he intentado conocer la danza contemporánea a partir de la imagen fotográfica. Ya en 2006 y con una orden de información de la revista Proceso a cuestas, fui testigo de la desaparición de una de las compañías de danza más importantes de México y el mundo: el Ballet Nacional de México, que dirigía la maestra Guillermina Bravo. Meses después disfruté del nacimiento de las compañías de danza Ciudad Interior y Aletheia.  

Para ese entonces, me empieza a quedar claro que la fotografía de danza tiene tres valores y usos: La imagen de recuerdo para el ejecutante y el coreógrafo, que sería su uso doméstico; la imagen artística de la plasticidad, que se convierte en tal por sus cualidades estéticas y compositivas de acuerdo a la elección del autor, y sería su uso comercial;  finalmente la imagen documental que constata la existencia de la danza y el ejecutante dentro de un espacio efímero, que sería un uso histórico.

En mis primeras experiencias con la danza -incluso hoy- me ha gustado experimentar con los sujetos y objetos que se mueven frente a la cámara, donde el azar hace parte del trabajo.

Técnicamente, la única forma de quedarme con secuencias de imágenes era con exposiciones prolongadas en el negativo. Esto me posibilitaba atrapar los movimientos, como lo hecho por Duchamp en el «Desnudo bajando las escaleras», donde la cinética es el punto de partida para el manifiesto de Marinetti.

En homenaje a la extinta vanguardia futurista realizo un divertimento visual, con una coreografía de  Claudia Herrera para jugar a la persistencia retiniana: «Estudio mínimo en memoria de Marinetti», que está dividido en dos momentos Ascenso y Persistencia. Con la misma receta: en un fotograma todos los movimientos.

Julio 2016